¿Como nos afecta el aislamiento psicológicamente?

Aislamiento - Psicologo MadridEn términos psicológicos, ¿qué significa el aislamiento?

Psicológicamente hablando significa estar confinados y experimentar un aislamiento social prácticamente total. La única compañía y contacto social que se tiene es el de los familiares o personas más próximas. Algo que, a la larga, puede llevar consigo efectos psicológicos negativos. Es decir, puede afectar al estado de ánimo, haciendo que afloren sentimientos y emociones como ira, euforia, tristeza, miedo, desesperación, etc. Todo ello unido a la ansiedad de vivir y tener que enfrentarse a esto como algo nuevo y desconocido que escapa de nuestro control.

¿Es algo que afecta a todos por igual?

No todas las personas experimentan el confinamiento de la misma manera. Cada uno lo vive de una forma diferente en función de sus circunstancias y características personales.

Por un lado, aquellos que son más activos, sociables y extrovertidos, tendrán una mayor vulnerabilidad. Serán más propensos a sentir ciertas consecuencias negativas, como por ejemplo estrés o ansiedad. En la misma línea, lo más probable es que experimenten una gran frustración y enfado. Todo ello por el hecho de sentirse limitados y no poder realizar ciertas actividades que forman parte de su rutina. Además, a esto se le suma el aburrimiento por tener que estar en casa y la preocupación por la incertidumbre de no saber cuando acabará todo y se podrá volver a la vida anterior.

Por otro lado, y a diferencia de las personas extrovertidas que necesitan más el contacto social, los más introvertidos pueden encontrar más fácil el tener que pasar y superar una cuarentena.  Posiblemente experimenten menos problemas a la hora de tener que realizar actividades en solitario. Por lo tanto, pueden vivirlo de forma más favorable e incluso como un remedio para evitar la interacción social.

Sin embargo, recalcamos que no son reglas fijas y todo dependerá, sobre todo, de si se vive solo o con más gente y de las circunstancias de cada uno.

Para evitar los conflictos de convivencia durante el aislamiento…

Durante el aislamiento, al encontrarse toda la familia o grupo de personas confinados en casa durante mucho tiempo, no es de extrañar que puedan surgir conflictos. 

Por eso es importante siempre ser conscientes de la situación (que no es algo fácil para ninguno) y ser capaces de asumirla y adaptarse a ella todo lo posible. En este sentido, algunas cosas que pueden servir de ayuda para que la convivencia no se vea dañada son:

  • Establecer unos horarios, en los que se contemple el tiempo para las actividades laborales, las de ocio (solos, en familia o con los compañeros de piso) y las de la casa.
  • Mantener una rutina de actividades, algo ligado al establecimiento de horarios. Se trata de crear una rutina diaria que se asemeje en la medida de lo posible a la de la vida normal e intentar seguirla día tras día. 
  • Distribuir las tareas de la casa. Para evitar que surjan conflictos es importante distribuir equitativamente las tareas de la casa, dejando claro quién se ocupa de qué y cuándo para que no de pie a confusiones.
  • Respetar los espacios comunes y los privados. Se ha de llegar a acuerdos en los que se respeten las necesidades y costumbres de todos los miembros de la casa, tanto para los espacios comunes como para los privados.
Lo más importante…

Y para que todo esto funcione se vuelve imprescindible mantener la calma. Para ello, es importante tener el control y no dejarse llevar por los impulsos negativos, así como detectar aquellas señales que nos indican que nos estamos alterando. Cuando esto suceda, hay que tener la determinación para saber parar y darse cuenta de que no es el momento adecuado para hablar. Es mejor esperar a estar más tranquilos para conversar con tranquilidad fomentando la comunicación sana entre todos.

Aislamiento - Psicologo Madrid¿Y para los padres que tienen que teletrabajar y cuidar de sus hijos al mismo tiempo?

Ante esta situación en la que de repente hay que teletrabajar desde casa, al mismo tiempo que cuidar de los niños, muchos padres pueden sentirse desorientados al no saber cómo gestionarlo.

En este sentido, la recomendación principal será planificar entre todos un horario y establecer a diario ciertas actividades variadas, dejando pactada una organización. Así se conseguirá elaborar una rutina familiar en la que se pueda compaginar la vida laboral y la familiar. Se deben establecer los tiempos para las diferentes tareas, los estudios y las actividades en solitario. Así como los turnos para cuidar y estar con los niños y los momentos para estar todos en familia. En la misma línea, hay que establecer también momentos para la intimidad en pareja y dejar claro que eso momentos son “momentos de no interrumpir”. 

Es muy importante hablar con los niños y explicarles la excepcionalidad de la situación que se está viviendo. Que se debe hacer un esfuerzo por parte de todos para que la convivencia funcione.  En estos casos, llegar con ellos a ciertos pactos suele resultar de gran ayuda

Algunos consejos más para afrontar el teletrabajo

Hay un gran número de personas que no están acostumbradas a trabajar desde casa, por lo que puede resultar complicado y un gran reto para ellos.  Lo principal para afrontar el teletrabajo en estos casos, es mantener desde el principio una disciplina y un horario laboral. Asimismo, se debe elaborar una rutina que sea diferente a la del fin de semana. Así se podrán diferenciar los días laborables de los que no lo son. También es importante establecer momentos de trabajo y descansos, y aprender a ser constantes para crear un hábito y nos resulte más fácil.

Aislamiento - psicologo madrid

Sin embargo, existen varios errores en los que se puede caer al teletrabajar desde casa. Trabajar en exceso y ser más autoexigente, o no concentrarse y distraerse por la falta tiempo, son algunos de ellos. Por consiguiente, se aconseja seguir con la misma rutina laboral que se tenía anteriormente a la situación de aislamiento. En este sentido, algunas recomendaciones son:

      • Levantarse más o menos siempre a la misma hora
      • Desayunar lo mismo y sin el trabajo enfrente
      • Ducharse y asearse antes de empezar
      • Realizar las mismas horas de la jornada laboral anterior y en el mismo sitio
      • Una vez terminada la jornada laboral, realizar actividades lúdicas que permitan distraerse y ayuden a desconectar, etc.

 

 Autor: Equipo Clínico Instituto Madrid de Psicología


Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Puede contactar con nosotros a través de los siguientes teléfonos: 
Madrid 📞 91 091 4383 | Barcelona 📞 93 100 4963
En caso de no poder acudir a ninguno de nuestros centros, podrás realizar la consulta por videollamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×