Adicción a las pantallas: ¿cómo nos afecta?

adiccion a las pantallas - Psicologo MadridLas adicción a las pantallas hace referencia a una serie de adicciones generadas en torno al uso de las nuevas tecnologías de la información que nos acompañan hoy en día y lo harán en el futuro.

La revolución de las tecnologías, el fácil acceso a ellas y la cotidianidad de su uso, pueden acabar desencadenando una dependencia hacia ellas, sobre todo en el público joven, para el que estas se han convertido ya en una necesidad. 

De hecho, en un estudio publicado en 2009 y producto de un convenio entre la Universidad de Burgos y la Fundación Candeal-Proyecto Hombre, un 10% de los jóvenes encuestados entre 10-18 años, reconoció a abusar de las TICS. 

¿En qué consiste la adicción a las pantallas?

Se puede convertir en algo que domine todas las áreas de la vida de una persona por completo.

Se trata de una de las adicciones más presentes en nuestra sociedad de hoy en día. Al estar ligada a un hábito de conducta, se define como una adicción comportamental, consistente en el uso y abuso masivo de tecnologías como pueden ser el ordenador, el móvil, la televisión, juegos digitales, etc.

adiccion a las pantallas - Psicólogo MadridEl mayor problema que supone para la persona es que la gran satisfacción que le genera dicha actividad hace que se pierda el control sobre ella y sea imposible abandonarla.

En este sentido, se convierte en algo que puede llegar a dominar tanto la vida profesional, familiar y las relaciones sociales de la persona que la padece. 

Esta patología se relacionaría también con la «nomofobia«, término que hace referencia al miedo irracional a no estar con el teléfono móvil y no poder hacer uso de él. Es la angustia qué experimentan algunas personas cuando, por ejemplo, se dejan el móvil en casa, cuando se quedan sin batería o sin datos, les han robado el móvil, etc.

En la misma línea, puede generar síntomas como: ansiedad, nerviosismo, pensamientos obsesivos, dolores de cabeza, taquicardia, dolor de estómago, culpa, inquietud etc. 

¿Cuándo se convierte en adicción y cómo puede evitarse?

Aunque, a día de hoy, el uso de las nuevas tecnologías de la información es algo habitual en el día a día de cualquier persona, se puede decir que se convierte en adicción, como ya se ha mencionado, cuando dicho uso es excesivo y no existe un control sobre él.

Por consiguiente, se convierte en una necesidad patología, padeciendo con ello el síndrome de abstinencia cuando no se puede acceder a su uso.

adiccion a las pantallas - Psicólogo MadridEn este sentido, cuando se empieza a desarrollar una adicción de este tipo, la persona no es consciente de ello o lo es pero no lo quiere reconocer. Algunas de las conductas que pueden alertar sobre ello y que se deben evitar en el momento en el que se es consciente de ellas son:

  • Tener la necesidad de estar constantemente conectado a dichas tecnologías 
  • Disminución y/o interferencia en la capacidad de concentración 
  • Desarrollar nerviosismo cuando no se puede acceder a ellas 
  • Aislarse por su utilización
  • Reducir las horas de sueño por hacer uso de ellas
  • Dejar de hacer ciertas actividades por priorizar su uso

Sus consecuencias negativas

En el estudio realizado en el 2009, el 20% de los encuestados, reconocieron que la adicción a las pantallas les perjudicaba a la hora de concentrarse. De hecho, son muchos los expertos que lo corroboran y reconocen que el uso excesivo de las tecnologías tiene efectos negativos sobre la capacidad de concentración de las personas.

adiccion a las pantallas - Psicólogo MadridEn la misma línea, la gran cantidad de tiempo que se les dedica interfiere negativamente en el resto de actividades cotidianas, llegando a suprimir algunas de ellas para poder pasar más tiempo pegados a esas pantallas. Esto se traduce en menos horas de sueño, incumplimiento de obligaciones, deterioro de las relaciones sociales, etc. 

Estas últimas viéndose perjudicadas en el sentido de que, en muchas ocasiones, se deja a un lado el hecho de relacionarnos físicamente para hacerlo virtualmente.

Sin embargo…

Las nuevas tecnologías también pueden aportarnos muchas cosas positivas en nuestra vida cotidiana.

Un uso beneficioso de las TICS nos genera muchas oportunidades y nos ayuda a desarrollar nuestro conocimiento, razonamiento, creatividad y habilidades sociales y de comunicación. Además de ser un medio que nos permite establecer relaciones con quien se quiera, cuando se quiera y donde se quiera.

La clave está en saber hacer un uso moderado de ellas.

Autor: Equipo Clínico Instituto Madrid de Psicología


Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Puede contactar con nosotros a través de los siguientes teléfonos: 
Madrid 📞 91 091 4383 | Barcelona 📞 93 100 4963
En caso de no poder acudir a ninguno de nuestros centros, podrás realizar la consulta por videollamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies