Aprende a Relajar a tu cerebro

relajacionAunque la sociedad en la que vivimos nos empuja a una alta implicación en la vida laboral, no podemos olvidar que la relajación es algo básico en nuestro día a día. El trabajo suele ocupar por lo general un tercio de nuestra vida o incluso más, si dedicamos parte de nuestro tiempo libre a actividades de índole laboral. Aprender a relajar nuestro cerebro, ayudarlo a evadirse y a disfrutar más de las horas en las que no está trabajando, nos comportará una vida mucho más equilibrada y conseguiremos una mejor concentración en las horas de trabajo y, por tanto, mucho mejor rendimiento.

No ser capaces de relajarnos y disfrutar de nuestras horas libres también puede comportarnos cierto sentimiento de culpa. Si cuando estamos en pareja, con los hijos o con la familia, disfrutando de un paseo, de una tarde de cine o de una buena comida, nos damos cuenta que parte de nosotros sigue sentado en el escritorio del trabajo intentando solucionar algún problema pendiente, nos podemos sentir molestos o estresados por no prestarles la atención que merecen. E incluso ellos, pueden no sentirse contentos si notan que nunca estamos 100% con ellos.

Por suerte, podemos marcarle unas pautas a nuestro cerebro para que sea más capaz de distinguir cuando está en horario laboral y debe concentrarse, y cuando está en horario de ocio y puede relajarse. Se trata de pequeños ejercicios que con la repetición y el entrenamiento adecuados pueden reportarnos hábitos que nos ayuden a centrarnos mejor en la actividad que realicemos, ya sea laboral o de familiar.

Estos ejercicios se llaman “distracción activa” y consisten en marcarnos ciertas horas al día en las que nos dedicaremos exclusivamente a actividades de ocio. Si durante estas horas nos asalta algún pensamiento de índole laboral, automáticamente lo cortaremos empezando una nueva actividad relajante: hablar con nuestra pareja, cantar, pasear, llamar por teléfono, etc. Poco a poco y realizando este ejercicio de manera continuada reeducaremos nuestros pensamientos para que sepan adaptarse a nuestra actividad, ya sea laboral o no.

Si estás pasando por algún periodo de estrés en el que te resulta difícil concentrarte en cualquier actividad que no sea laboral, no dudes en ponerte en manos de un especialista en ansiedad y estrés para que pueda orientarte con los ejercicios más adecuados para mejorar tu relajación.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies