Desconectar en vacaciones ¿Cómo conseguirlo?

Es cierto que a mucha gente le resulta difícil desconectar en vacaciones de la rutina diaria o del trabajo. Y es que es algo que no nos han enseñado.

Por eso, para evitar quedarnos anclados en las preocupaciones, es necesario prepararse con antelación. Es decir, debemos tenerlo todo organizado antes de marchar, para que nada pueda interrumpir nuestro descanso mental.

Desconectar en vacaciones - Psicologos MadridSiempre que sea posible, hay que intentar no llevar con nosotros nada que nos recuerde al trabajo y comprometernos a estar pendientes sólo si surge un imprevisto o necesidad importante.

Asimismo, es recomendable que durante el año aprendamos también a desconectar durante los fines de semana, de manera que podamos entrenar el cuerpo y la mente para distanciarse de las obligaciones. Así, cuando lleguen las vacaciones de verano será más fácil poner el modo “out of office” en nuestra mente.

Consejos para desconectar en vacaciones

Hay ocasiones en las que regresamos de las vacaciones igual o aún más cansados que cuando nos fuimos.

Esto se debe a que, al no ser capaces de deshacernos de esas preocupaciones, del miedo, de la responsabilidad, etc., nos enfrentamos a nuestras vacaciones con el mismo estrés que solemos vivir el resto del año. Por lo tanto, a la vuelta aparece la frustración por no haber podido aprovechar y disfrutar del tiempo de descanso al 100% y continuamos estando agotados mentalmente por no haber podido solucionar nada. 

Por esto y para que desconectar de todo en las vacaciones sea una tarea más fácil, os dejamos algunos consejos que os pueden ayudar:

    • Desconectar en vacaciones - Psicólogos MadridSaber de antemano qué es lo que vamos a hacer en vacaciones y qué actividades nos hacen disfrutar y descansar
    • Centrarse en lo que se esté haciendo en cada momento, lo que también se conoce como atención plena
    • Desconectar del móvil y las tecnologías
    • Cambiar de lugar para ayudar a evadirnos más fácilmente. No hace falta irse al otro lado del mundo, basta con cambiar de ambiente y hacer cosas que permitan romper con la rutina
    • No estar pendiente del reloj, los horarios y las prisas
    • Dejarse llevar un poco más por aquello que apetece
    • Evitar conversaciones acerca del trabajo
    • Intentar no estar pendiente de las preocupaciones, sobre todo si son asuntos que no podremos resolver por mucho que lo pensemos
    • Deshacernos de la necesidad de controlar lo que pueda estar pasando y tener confianza en quien has delegado

Estrés laboral vs. estrés vacacional

Comenzar las vacaciones puede hacernos sentir cierta inseguridad y ansiedad, lo que puede terminar siendo una dificultad a la hora de liberar al cuerpo del estrés que se ha ido acumulando durante el resto del año. Por lo tanto, es probable que empecemos a poner nuevas normas por la necesidad de aferrarnos a una nueva estructura. También, lo que puede suceder en ocasiones es que no sepamos qué hacer porque no es el terreno en el que nos movemos habitualmente.

Y al volver del descanso vacacional sucede algo similar. Nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan recalibrarse, para retornar a las obligaciones y a la rutina. En el caso de la vuelta al trabajo esto se conoce como período de re-adaptación. Es aquí cuando aparece lo que podría llamarse estrés post-vacacional, que surge tras un período de descanso y desconexión mental.

La clave: dejar las preocupaciones a un lado

Para evitar ciertas preocupaciones durante nuestras vacaciones, lo principal es aprender a no meterlas en nuestra maleta.

Debemos centrarnos en disfrutar de la gente que queremos y realizar actividades placenteras como leer, hacer deporte, visitar lugares, salir a caminar, hacer actividades al aire libre, etc. 

Desconectar en vacaciones - Psicólogos MadridLas vacaciones están para descansar, por lo que dormir bien y más, o echarnos la siesta será algo también primordial.

No preocuparse significa saber distanciarse poniendo límites a los pensamientos, algo que se puede aprender y conseguir con práctica y entrenamiento. Asimismo, es normal que a veces aparezcan pensamientos negativos, pero lo último que hay que hacer es darles demasiada importancia.

También debemos tener en cuenta que, durante el verano, disponemos de más tiempo libre. Es decir, más tiempo para pensar, para conectar con nosotros mismos y con lo que queremos en nuestra vida e intentar tomar decisiones que no tomamos durante el resto del año. En este sentido, reflexionar sobre ciertas cosas y nuestros sueños no tiene por qué ser perjudicial.

Sin embargo, si se trata de algo que en el presente no tiene solución o no depende de nosotros, entonces el vital aprender a posponer esas preocupaciones o pensamientos sobre asuntos futuros. Porque de nada sirve malgastar nuestro tiempo de descanso y desconexión  ahora, si se trata de algo de lo que deberemos ocuparnos más adelante.

Desconectar no es fácil, pero es vital para deshacerse de las tensiones y recargar las pilas.

Y lo mismo para cuando vuelvas de vacaciones. Donde sea que estés, dí adiós al estrés.

Autor: Equipo Clínico Instituto Madrid de Psicología


Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Puede contactar con nosotros a través de los siguientes teléfonos: 
Madrid 📞 91 091 4383 | Barcelona 📞 93 100 4963
En caso de no poder acudir a ninguno de nuestros centros, podrás realizar la consulta por videollamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies