Di adiós a las personas tóxicas | Psicologos Madrid

psicologos madridIgual que existen situaciones que nos enfadan, también hay personas que causan el mismo efecto en nosotros. Tal vez se trate de personas que siempre critican lo que hacemos, que nunca se ponen en nuestro lugar, que siempre creen tener la razón o que no cumplen con lo que se comprometen a hacer. La ira, es un sentimiento producido ante ciertos comportamientos que acaba haciendo huella en tu estabilidad emocional.

Cuando sientas que esta clase de personas te llevan hasta tu límite, recuerda que solo debería afectarnos aquello que sea realmente importante. Es decir, al dejar que te enfaden les estás atribuyendo una importancia a sus acciones o a la persona en sí, que tendrás que valorar si es real o no. Al fin y al cabo, ese enfado no es por su culpa, sino que tú le has permitido que su comportamiento haga mella en ti, por lo que, si te fijas, lo que está consiguiendo esa persona es tener cierto control en ti y en tu estado de ánimo. En nuestra mano está cederle ese control o no.

Es natural pensar que si alguien actúa mal, lo lógico y normal es que nos enfademos. Es posible que llevemos toda nuestra vida perpetuando esa actitud o incluso que así nos lo hayan enseñado. Esa forma de ver las situaciones de ira quitan el foco de nosotros mismos y lo derivan a los demás: es más sencillo echarle la culpa de nuestro enfado a otro que trabajar sobre nuestro autocontrol y analizar las causas que provocan realmente ese enfado.

Nuestras acciones, nuestros sentimientos y nuestras emociones son nuestras, y por lo tanto son la responsabilidad de éstas recae totalmente en nosotros. Es cierto que en ocasiones no podemos elegir como nos sentimos ante una situación, pero sí podemos escoger como queremos reaccionar: dejándonos llevar por la ira, o bien, manteniendo el control. Es posible, que asumir esta responsabilidad nos provoque cierto respeto al principio, pero también nos abre un mundo nuevo de opciones y nos ayudará a conocernos mucho mejor, y a comprender por qué reaccionamos de la manera en que lo hacemos.

Os dejamos a continuación una serie de trucos para intentar preservar la calma cuando nos encontremos con ese tipo de personas que nos hacen perder los estribos:

  1. Investiga cual es el origen real del enfado. Hay ocasiones en que la persona que está siendo objeto de nuestro enfado solo se encontraba en el lugar menos indicado en el peor momento. A veces, nos encontramos mal, tristes, decepcionados o alterados por algo que ha ocurrido en nuestra vida y tendemos a focalizarlo en las personas que tenemos más cerca. La próxima vez que te enfades con alguien, medita sobre si el origen de tu ira es, en realidad, esa persona.
  2. Intenta no tomarlo como algo personal. Lo cierto es que el 90% de las veces que nos enfadamos con alguien, asumimos que su comportamiento o su actitud es un ataque directo hacia nosotros ya que nos sobre identificamos con esa esperiencia. Esto es falso. Por lo general, las personas no prestan tanta atención a los demás, y sus actitudes y acciones están más relacionadas con descuido y su forma de ser que con un ataque real. En el próximo enojo intenta tomar cierta distancia y perspectiva, y valora la posibilidad de que la otra persona, simplemente no nos ha prestado la suficiente atención. El mundo no suele hacer complots contra uno, aunque a veces nos lo parezca, solo es una percepción distorsionada de la realidad producida por nuestro ego.
  3. Intenta cambiar tu manera de pensar. Eres tú el que elije si vas a permitirle a esa otra persona que te enfade o no. Puede ser que haya alguien que realmente intente perjudicarte, o que intente que pierdas los nervios… visto de esta manera ¿Le vas a permitir a esa persona que se salga con la suya y le vas a confiar tu estabilidad emocional? En ocasiones puede resultar complicado, desde psicólogos Madrid lo sabemos, pero tienes que pensar que siempre habrá personas en el mundo dispuestas a lanzar su malestar contra los demás y que en tu mano está recoger ese malestar o dejarlo lejos de ti.

Si necesitas más trucos o ejercicios para controlar tu ira o para evitar que este tipo de personas te afecten, no dudes en consultar con nuestros psicólogos. Estarán encantados de atenderte y comenzar un tratamiento personalizado contigo.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies