Parejas: La chispa se ha ido apagando

Parejas: pérdida de la pasión y problemas de comunicación…

En Psicólogos Madrid tratamos a diario muchos casos de pacientes que acuden por problemas con sus parejas. En la Terapia de pareja algunas de circunstancias más comunes son: el hecho de desenamorarse “porque la chispa se ha ido apagando”… La pérdida de la pasión, la infidelidad y los celos y los problemas de comunicación. Todas estas dificultades tienen solución. Y pueden tratarse de manera satisfactoria en una terapia de pareja.

Consejos y recomendaciones:

terapia de parejaDesenamorarse y dudas sobre si seguir con la relación

A menudo acuden a nuestra consulta personas que tienen dudas acerca de si seguir con su pareja o no. En ocasiones estas dudas ocurren en momentos clave. Por ej. cuando supone avanzar con la relación hacia un mayor nivel de mayor compromiso. Como sería el plantearse ir a vivir juntos, casarse o de tener hijos. En otras ocasiones el desencadenante de las dudas es la aparición de una tercera persona. Aunque no necesariamente haya una  infidelidad de por medio. Estos desencadenantes llevan a la persona a que se haga la pregunta de si su pareja le hace suficientemente feliz.

Cuando la persona entra en bucle y no es capaz de decidir normalmente es porque hay muchos aspectos de la relación que sí que funcionan. En otros casos la persona realmente no está satisfecha, pero tiene miedo de estar sola o de arrepentirse. El mayor temor siempre está relacionado con la idea de cómo puede afectar a los hijos. La terapia de pareja, de la mano de un psicologo madrid puede ayudar a gestionar estas dudas. Y al mismo tiempo, facilitar el proceso para tomar una decisión. En el caso que la persona tenga claro que quiere separarse, pero no se atreve, el psicólogo es quien le podrá ayudar. Lo más importante es afrontar estos miedos y a realizar un plan de acción para que la situación resulte lo menos traumática posible.

La chispa se ha ido apagando

La pérdida del la pasión y la insatisfacción con el área sexual es otro de los problemas más comunes. El sexo puede verse afectado negativamente por el estrés y la rutina. Si la pareja no le da una prioridad a esta área y la cuida un poco puede suponer una gran dificultad.

Cuando todo lo demás funciona en la pareja, es recomendable realizar una terapia sexual para recuperar la pasión. Es importante no dejar pasar el tiempo, ya que este problema no suele mejorar de manera espontánea y tiende a agudizarse.

Es imposible no comunicar y cuando la pareja no habla, también está comunicando algo. 

CrisiParejass en las diferentes etapas del ciclo vital

Los cambios y momentos importantes de la vida pueden suponer una ilusión por parte de la pareja. Pero normalmente despiertan algunos miedos y requieren que la pareja se vaya adaptando. Nuevas situaciones implican cambios importantes en sus rutinas y estilo de vida. Algunas de estas etapas del ciclo vital pueden desencadenar crisis de pareja. Por ej. la idea de ir a vivir juntos, el momento de ser padres. También cuando los hijos se hacen mayores y dejan más espacio a la pareja o se van de casa. Cuando los padres de la pareja son mayores y están enfermos o requieren algún tipo de cuidado y atención. Las causas son innumerables. Pero la mayoría de las veces esto tiene solución.

Comunicación escasa o negativa

Muchas parejas vienen diciendo que su principal problema es que no paran de discutir. En estos casos, se encuentran en una lucha de poder dónde cualquier cosa puede ser motivo de discusión. Lo importante no son los temas de discusión, que muchas veces la pareja considera irrelevantes o de poca importancia cuando hablan sobre ellos con calma. En estos casos, el problema está en los patrones de comunicación, dónde hay poca escucha y poca empatía, dónde todo se reprocha y nada se agradece. En otras ocasiones, la pareja no discute pero apenas se comunica. Este distanciamiento emocional puede resultar extremadamente doloroso.

Por eso el pilar fundamental está cimentado sobre la comunicación. Si no hablamos con nuestra pareja, si no le preguntamos por sus cosas, si no hacemos planes juntos, etc. le estamos comunicando desinterés, indiferencia y el otro podría percibir con esto que no es importante para nosotros.

Esto que es aparentemente menos estresante que las discusiones resulta muchas veces todavía más doloroso. Interesarse por el otro, preguntar si necesita ayuda con algo o simplemente interesarnos por “cómo está” es el primer paso para fomentar una buena comunicación. 

Si te ha gustado este artículo, compártelo. Podría ser de ayuda a otros que estén pasando por una situación similar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies