Claves del Trastorno Obsesivo | Psicologos Madrid

Descubre todo lo que necesitas saber sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo

psicologos madridPocas personas, más allá de los psicólogos, saben los verdaderos miedos y pensamientos de una persona que sufre un trastorno Obsersivo Compulsivo. Por lo general, los asociamos a individuos con muchas manías, que necesitan realizar ciertos rituales (como no pisar las juntas de las baldosas o accionar repetidamente el interruptor de la luz). La verdad es que lo que se les pasa por la mente suelen ser rumiaciones mucho más complejas. Suelen vivir con el miedo de decir cosas que ofendan a los de demás, de no poderse controlar y hacer daño a alguien o de haberlo hecho y no haberse dado cuenta.

Las personas con trastorno Obsesivo Compulsivo no son peligrosas para los demás, ni tienen ninguna tendencia a herir o insultar al resto, pero sí viven con el miedo de hacerlo, aunque no haya habido ningún precedente. Para sofocar este miedo, para tener cierto control sobre esta situación, suelen llevar a cabo ciertas acciones (compulsiones) que les ayudan a bajar el nivel de estrés. Estas compulsiones están relacionadas con reglas y normas que ellos mismos han establecido y que no tienen por qué tener ninguna lógica para los demás

Estos rituales son patrones de comportamiento que incorporan a su vida cotidiana tal y como nosotros hacemos con nuestras rutinas para intentar controlar los pensamientos involuntarios que tienen acerca de su vida y de los demás. Las personas con este trastorno saben que sus obsesiones no son reales y que las compulsiones que tienen no les van a ayudar, sin embargo no son capaces de ignorar la necesidad de llevarlas a cabo.

Estas son algunas de las obsesiones más comunes que se dan en la consulta de Psicologos Madrid, aunque hay muchas más:

  • Preocuparse porque las tareas no estén bien realizadas.
  • Miedo a hacerle daño a alguien conocido
  • Incomodidad por los fluidos corporales (sudor, mucosidad, etc.)
  • Imágenes, palabras o números recurrentes en la mente
  • Miedo a tener “malos pensamientos”
  • Necesidad de exactitud, orden y simetría

 

Las compulsiones ligadas a estas obsesiones suelen ser las siguientes:

  • Buscar aprobación, apoyo y seguridad continuamente
  • Revisar cajones, aparatos eléctricos para saber si están apagados, revisar el cerrojo de la puerta para saber si está bien cerrada, etc.
  • Necesidad de bañarse, cepillarse o lavarse las manos repetidamente
  • Realizar repeticiones como tocar ciertos objetos un número de veces determinadas, entrar y salir por una puerta, levantar y sentarse repetidamente, etc.
  • Contar una y otra hasta cierto número
  • Ordenar las cosas de un modo específico.
  • Guardar envoltorios, cartas, revistas o periódicos que no necesitan.

¿Qué causa el trastorno obsesivo compulsivo?

Aunque no se ha encontrado una causa específica si se han encontrado indicios en diversas investigaciones que relacionan los trastornos obsesivos compulsivos con una producción baja de serotonina (por eso, muchas veces se ha de combinar la terapia con el tratamiento farmacológico, con medicamentos que ayuden a la producción de esta substancia química cerebral) y con una personalidad meticulosa, perfeccionista y exigente. Estos rasgo normalmente vienen desarrollados por la educación y el entorno social y familiar.

¿Cuál es el tratamiento para el trastorno obsesivo-compulsivo?

Como hemos dicho en el párrafo anterior la mejor estrategia para tratar un trastorno obsesivo compulsivo es una combinación de terapia farmacológica y psicológica. Para la primera usaremos medicamentos que eleven o estimulen la producción de serotonina, la cual es la responsable de que las personas no realicemos los procesos de manera repetida. Para la terapia con los psicólogos se pueden llevar a cabo diversas acciones:

Para detener los pensamientos obsesivos existen estrategias como las autoinstrucciones o las paradas de pensamiento.

Para controlar las compulsiones se trabajarán las herramientas para que las personas se percaten de cómo estas acciones eternizan el problema. Se llevarán a cabo exposiciones progresivas a las situaciones que generan dichas compulsiones, pero sin llevarlas a cabo para que puedan controlarlas de forma paulatina. Un ejemplo de esta técnica puede ser proponerle a una persona con un trastorno obsesivo compulsivo relacionado con la higiene, que no se lave las manos después de usar el baño un par de veces al día. Una vez que este ejercicio ya deja de producir estrés, se propondrá otro, por ejemplo, que haga lo mismo pero en el baño de un restaurante.

Lo que intentan los psicólogos en estos casos es ayudar a flexibilizar las normas que las personas con trastorno obsesivo compulsivo han establecido como verdaderas, relajar las autocríticas y su estilo rígido en general.

Si crees que necesitas ayuda para mejorar alguna actitud de este tipo, no dudes en contactar con Psicologos Madrid, realizamos el diagnóstico en la primera visita y empezaremos a trabajar desde el primer momento.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies