Trastornos alimentarios, sus características

Los trastornos alimentarios son una de las enfermedades más comunes en nuestra sociedad. Es decir, vivimos bajo unos estereotipos sociales, cánones de belleza y la repercusión social junto con la comunicación puede ejercer una presión negativa a los jóvenes de hoy en día. Por lo que no es de extrañar, que muchos de ellos puedan llegar a padecer un desorden alimenticio buscando lo que la sociedad nos pide.

 

En general las enfermedades que pueden padecer nuestros hijos dentro de los trastornos alimentarios son la anorexia y la bulimia.

 

¿CUALES SON LAS SEÑALES QUE PODEMOS DETECTAR COMO PADRES?

 

Cuando padecemos un trastornos alimentarios experimentamos ciertos síntomas como son:  alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores a través de una imagen corporal.

Preocuparnos acerca de nuestra imagen, cuerpo, temer a engordar etc. en cierta medida no es algo malo y es algo normal. El problema de los trastornos alimentarios aparece cuando comienza a ser una preocupación excesiva y que domina nuestra vida. Es decir cuando nos genera mucha angustia y comienza a peligrar nuestra salud física y mental.

 

Es más frecuente que los trastornos alimentarios surjan durante la adolescencia pero también puede llegar a suceder  durante la infancia.

 

¿Como podemos detectar que nuestro hijo tiene algún problema de alimentación? Alguna de las señales en las que podemos fijarnos y detectar si existen alguno de los trastornos alimentarios son:

  • Pérdida de peso excesivo o pronunciado: ya sea de forma progresiva o brusca. Asimismo, estar pendiente de lo que pesa.
  • Desinterés por la comida o por algunas concretas como grasas o carbohidratos. Así como el interés de mantenerse a dieta.
  • Ir muchas veces al baño y sobre todo después de comer.
  • Aumentar o hacer excesivo deporte.
  • Evitar comer delante de gente para no controlar lo que ingiere.
  • Descubrir que tienen laxantes, diuréticos o productos adelgazantes.
  • Descubrir que falta comida en los armarios o nevera.

 

¿QUÉ HACEMOS SI SOSPECHAMOS QUE NUESTRO HIJO/A SUFRE TRASTORNOS ALIMENTARIOS?

Todos lo padres conocemos bien a nuestros hijos y sabemos las rutinas diarias que tienen. Por ello, a la mínima alarma que tengamos debemos de estar muy atentos. Debemos tener en cuenta que cuando se tiene alguno de los trastorno alimentarios, no es de extrañar que nuestros hijos se conviertan en expertos.

Es decir, es probable que hagan o se preocupen todo lo que puedan para no ser descubiertos. Por todo ello, no debemos culpabilizar si no hemos caído en los primeros signos.

Lo importante es que ante cualquier señal o cualquier duda que tengamos acudamos a un especialista. Si sospechas que tu hijo puede estar padeciendo uno de los trastorno alimentarios, cuanto antes pidáis ayuda  y antes se pueda intervenir, mejor.

Puedes contar con nuestro equipo de psicólogos siempre que lo necesites, estamos para ayudarte. Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Contacta con nosotros a través de los siguientes teléfonos:

Si no puedes asistir en persona a nuestros centros, también podrás realizar tus sesiones con un profesional a través de llamada telefónica o por video llamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies