Tratamientos para pánico/agorafobia

El miedo a tener miedo

Miedo al miedo

La ansiedad en sí misma es una emoción normal que todos podemos sentir en algún momento. El problema se produce cuando esta ansiedad es demasiado intensa, demasiado frecuente o perdura demasiado en el tiempo y llega a interferirnos en el desarrollo normal de nuestra vida o incluso a limitárnosla gravemente. Entonces es cuando dejamos de hablar de una emoción normal para empezar a hablar de un trastorno de ansiedad.

Existen diferentes trastornos de ansiedad. Quizás el más destacable es el trastorno de pánico que se caracteriza por la presencia intensa y repetida de un miedo muy intenso que suele acompañarse de síntomas como palpitaciones y taquicardias, sensación de ahogo o falta de aire, sudoración, temblores y sacudidas, sensación de atragantarse, opresión o malestar torácico, nauseas o molestias abdominales, inestabilidad o mareo, sensación de irrealidad, miedo a perder el control o a volverse loco, miedo a morir (generalmente de un infarto o de un derrame cerebral), parestesias (adormecimiento u hormigueo de diferentes partes del cuerpo) y escalofríos o sofocaciones. Sabemos por nuestros pacientes que vivir una crisis de pánico es una experiencia muy negativa, especialmente si es la primera. La mayoría de ellos acudieron a un servicio de urgencias porque creían estar padeciendo un problema físico grave. Sabemos también que tras la primera crisis suele aparecerles mucho miedo a experimentar nuevas crisis de pánico lo que les lleva a observar mucho su organismo y evitar la realización de deportes u otras actividades que supongan acelerar en alguna medida su organismo. Es fundamental en este trastorno, y así lo hacemos con nuestros pacientes, asegurarles que nada malo les puede suceder a consecuencia de una crisis de pánico puesto que nuestro organismo está perfectamente preparado para generar crisis de pánico sin que le suceda nada malo, por ejemplo ante un león o ante un atracador. Sin embargo sabemos que este argumento no les es suficiente para eliminar el miedo a una nueva crisis.

En un porcentaje elevado de casos con crisis de pánico se desarrolla sintomatología agorafóbica, que se trata de miedo intenso a encontrarse en situaciones en las que, en el caso de presentar una crisis de angustia pude resultar difícil (o embarazoso) escapar de la situación o recibir ayuda. Las personas con agorafobia temen un conjunto característico de situaciones entre las que se incluyen estar solo fuera de casa, mezclarse con la gente o ir a lugares concurridos, pasar por un puente, viajar en tren, metro o autobús, o ir al cine, o evitar reuniones sociales por miedo a quedar en ridículo en el caso de tener una crisis de angustia. Es muy típico que los pacientes agorafóbicos oculten a los demás sus temores y adapten su vida a lo que la agorafobia les permite hacer. En muchas ocasiones ponen excusas a los demás para evitar las situaciones que les angustian, lo que puede llegar a limitar la vida y la autonomía para salir fuera de casa hasta el extremo.

La agorafobia también pude darse en personas que nunca han padecido con anterioridad una crisis de pánico, aunque es un fenómeno muy poco habitual.

El objetivo de la terapia

En la primera visita evaluamos el contexto en el que se produce la primera crisis de pánico y los síntomas que se presentaron. Es muy frecuente que detectemos en nuestros pacientes un periodo de estrés previo a la primera crisis de pánico (motivado por problemas familiares, laborales o personales) que explican la aparición de la misma. Sin embargo no siempre es posible encontrarlo.

Es también importante descartar la presencia de alguna otra enfermedad que pueda estar generando las crisis de ansiedad.

Una correcta exploración de los síntomas que presenta durante las crisis de pánico y de aquellos que más miedo le dan, nos permiten diseñar un tratamiento adaptado a su sintomatología. No todas las crisis de pánico son iguales y por lo tanto es muy importante adaptar el tratamiento al tipo de crisis. También se realiza una extensa exploración de la sintomatología agorafóbica (situaciones que evita, niveles de ansiedad que le generan, etc.).Posteriormente ofrecemos una explicación comprensible para nuestros pacientes de lo que les está pasando. El éxito del tratamiento depende en gran parte de que el paciente entienda lo que le está pasando y porqué. Tras esta explicación elaboramos un plan de tratamiento, que no solo va a ir dirigido a eliminar las crisis de pánico y la agorafobia sino también a detectar y modificar cual fue el disparador de las mismas.

Recuerde, nuestros objetivos durante la primera consulta serán:

1. Un diagnóstico preciso que delimite los síntomas y situaciones que más le asustan.
2. Que usted entienda como funciona su organismo cuando tiene una crisis de pánico y la dinámica de la agorafobia.
3. Elaborar un plan de tratamiento.

Deshacerse del miedo

Nuestro objetivo es eliminar totalmente las crisis de pánico. En nuestro centro hemos tratado a más de 1.500 personas que presentaban crisis de pánico, muchas de ellas con agorafobia, y que se sentían profundamente limitadas en su vida diaria. Hemos conseguido que el 85 % de nuestros pacientes con crisis de pánico queden totalmente libres de síntomas al final del tratamiento y esos resultados se mantienen en los seguimientos sucesivos que realizamos con ellos. Estos resultados vienen abalados por múltiples investigaciones científicas (Golberg G., 1998; Laberge, et al.,1993). Nuestro tratamiento se fundamenta básicamente en la Terapia cognitivo conductual, que tiene una gran solidez científica.

 

Psicologo Madrid

Descarga el dossier informativo

Introduce tu e-mail y te enviaremos sin coste un dossier informativo sobre este trastorno.

Solicita más información

sin compromiso

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies