Síndrome del impostor: qué es y cómo superarlo

¿Qué es el síndrome del impostor?

Síndrome del impostor - psicologo madridEl síndrome del impostor se define como un trastorno en el que la persona que lo sufre siente un gran malestar al no creerse merecedor del lugar que ocupa en su vida, tanto en lo laboral como en lo social y lo personal. Se caracteriza por que la persona no es capaz de asimilar ni reconocer lo logros que alcanza en los diferentes ámbitos de su vida. ya que no se cree merecedor de ellos. Su creencia es que todo aquello que consigue es por pura suerte o por estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, pero no por sus capacidades y habilidades personales que son las que realmente lo han llevado hasta ahí.

También es conocido como «el síndrome del fraude«, ya que la persona se considera a sí misma un fraude por aparentar ser una persona valerosa sin serlo. En este sentido, quien lo padece experimenta además un miedo persistente a ser descubierto, es decir, a que los demás descubran que aquello que ha conseguido no ha sido por mérito propio sino por factores ajenos.

Sin embargo, a pesar de llamarlo «síndrome», no se trata de una patología que esté reconocida en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, ya que existe una falta de evidencia empírica. Aunque sí se ha recogido en diferentes libros y artículos profesionales.

Tipo de personas que lo suelen padecer

Por lo general, se trata de un síndrome que suelen padecerlo las personas muy perfeccionistas y autocríticas que viven bajo grandes responsabilidades. A menudo son personas que se autoexigen y autopresionan de forma excesiva para alcanzar sus metas. Por lo que sienten además un gran miedo al fracaso. Normalmente, el perfeccionismo lleva de la mano una baja autoestima y una falta de confianza en uno mismo, lo que conduce a la persona a sentir que no es suficiente, que no es capaz de conseguir sus objetivos y que otros lo harán mejor. Rasgos que pueden desembocar en padecer el síndrome del impostor.

¿Cuales son las causas y síntomas del Síndrome del impostor?

Se ha demostrado que una de las causas por las que se puede padecer este síndrome es que puede venir generado por lo esquemas mentales que adquirimos durante la infancia. Es decir, interiorizamos la educación y la exigencia recibidas durante la etapa de crecimiento, que luego se reflejan una vez que somos adultos, mostrando esa alta autoexigencia y autocrítica.

Si durante la infancia hemos vivido con el miedo al fracaso por no conseguir nuestros logros, no es de extrañar que esos sentimientos de temor y culpa sigan estando en nosotros en la edad adulta.

Síndrome del impostor - psicologo madridEn este sentido, lo síntomas o señales principales que alertan de que una persona puede estar sufriendo el síndrome del impostor son generalmente sentimientos de:

  • Inseguridad en su vida laboral, personal y social
  • Falta de confianza en sus habilidad y competencias
  • Incapacidad para comenzar nuevos proyectos
  • Falta de motivación por sentir que no es capaz de conseguir sus objetivos
  • Miedo a fracasar
  • Temor a que los demás descubran que es un «impostor» y que todos sus méritos son fruto del azar

Estrategias para superarlo

Lo principal y el primer y más importante paso para que este síndrome no afecte al bienestar emocional es ser capaces de reconocerlo y aprender a gestionarlo. Por consiguiente, algunas estrategias a nivel conductual centradas en la mejora de la autoestima que pueden servir de ayuda son:

  • Síndrome del impostor - psicologo madridRealizar una lista de todas aquellas competencias, habilidades, fortalezas y logros que tengamos
  • Rodearnos de seres queridos y personas con las que nos sintamos a gusto para poder expresar nuestros sentimientos y nos ayuden a reconocer nuestros éxitos
  • No postergar las tareas por miedo al fracaso o el miedo aumentara. Es importante enfrentarse a ellas
  • Transformar los pensamientos negativos como «no soy capaz», «no soy suficiente», «los demás son mejores que yo», en otros positivos que nos permitan creer en nosotros y sentir que podemos conseguir lo que nos propongamos
  • Realizar evaluaciones realistas de aquello que pensamos que es un error y aprender a valorar si es cierto o no

Es importante recalcar que padecer el síndrome del impostor en cierta medida no tiene por qué ser malo. Tener ese miedo al fracaso puede fomentar la voluntad de superación personal, animando a la persona a ser más productiva y a hacer bien las cosas. En la misma línea, fomenta la humildad y la honestidad. El problema surge cuando dicha exigencia se presenta de forma crónica, lo que puede afectar al bienestar emocional de la persona generando sufrimiento, frustración y desmotivación.

Autor: Equipo Clínico Instituto Madrid de Psicología


Contamos con centro en Madrid y Barcelona. Puede contactar con nosotros a través de los siguientes teléfonos: 
Madrid 📞 91 091 4383 | Barcelona 📞 93 100 4963
En caso de no poder acudir a ninguno de nuestros centros, podrás realizar la consulta por videollamada.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×